Yo quiero ser motorista

pieza-scooter.com foto 2

Me encantan las motos, no lo puedo evitar, si una moto pasa por mi lado por la calle se me van los ojos, además he estudiado al respecto y se reconocerlas, me encanta leer sobre las motos y procuro asistir a algunas de las concentraciones que se hacen de moteros. No tengo moto ¿os lo podéis creer? A mi madre le da mucho miedo y yo que la quiero con locura le he prometido que no tendré moto hasta que no cumpla los veinte.

Este mes es mi cumpleaños y voy a darme un regalo, me voy a comprar una moto, algo pequeño, algo que deje a mi madre dormir por las noches, una scooter estaría bien. Para poder comprar una moto y no tener que pedir limosna después la voy a comprar de segunda mano, hay negocios como pieza-scooter.com en los que puedes comprar una moto por poco dinero y con la garantía de que es una moto que está en perfectas condiciones. Esto es lo que yo necesito ahora, una moto que me quite el gusanillo de las motos, una moto que me haga ser un poco más feliz pero sin arruinarme en el intento.

Tener una moto no significa vivir con el peligro, ir en moto es tan peligroso como ir en coche o en bicicleta, no hay más posibilidades de tener un accidente, lo que ocurre es que si tienes un golpe con el coche, la carrocería es la que sufre, si tienes un golpe con la moto o te caes, la carrocería es tu cuerpo, tu eres el que sufre el golpe y es ahí donde reside el miedo de las madres. Las motos no están hechas solo para los valientes, están hechas para todos, para todos los que quieren disfrutar de las salidas, de las concentraciones, de sentir el viento en la cara… ahora bien siempre con prudencia, respetando las normas, haciendo bien las cosas, al igual que cuando se va en coche o se es un peatón, si no cruzas por los pasos de peatones tienes más probabilidades de sufrir un atropello. Cuando salimos a la calle debemos de respetar las normas, da igual en la calidad de lo que salgas, da igual si eres conductor o transeúnte, las normas debemos de cumplirlas todos, y es de este modo en el que podemos compartir el asfalto, los coches, las motos y los peatones.