flores-de-bach

Terapias florales de Bach y sus efectos en niños

Los tratamientos florares han sido de gran utilidad en adultos que requieren de ciertas terapias para regular y controlar el equilibrio emocional que se encuentra afectado. En cambio cuando se refiere a niños hace posible realizar tratamientos en distintos trastornos. Las edades son cruciales, por lo que en cada caso este tipo de tratamientos naturales varía y está dirigido a cada etapa de crecimiento.

El enfoque principal dentro de las etapas de desarrollo infantil se centra en la disminución de estados de ansiedad que puedan surgir entorno al ámbito emocional. Cuando se hace referencia al entorno, se crea una línea de enfoque a nivel de convivencia y responsabilidades que puedan estar presentes en la vida del infante.

Una terapia con flores de Bach para niños busca controlar eventos que puedan influir no solo emocionalmente. Resulta enteramente importante mantener un óptimo equilibrio físico para disminuir riesgos y la aparición de obesidad infantil. Según estudios médicos, la ansiedad en niños es el principal detonante para la aparición de esta enfermedad, que por lo general muestra síntomas más fuertes al entrar en la primera etapa de la adolescencia.

Estas esencias son extraídas de forma artesanal por lo que estos tratamientos no muestran ningún tipo de reacciones secundarias. Aunque es una terapia completamente natural no está demás contar con un seguimiento especializado para la ingesta de la esencia, ya que dentro de este tratamiento existe gran variedad de flores donde cada una de ellas está enfocada a trastornos y afecciones diferentes.

Beneficios que ofrecen las flores de Bach

Dentro de las afecciones recurrentes de la infancia se encuentran las fobias y algunos miedos nocturnos, pero al mismo tiempo se hace presente el control de esfínteres y la enuresis nocturna. Estas últimas son las más habituales en niños sumamente pequeños o que se encuentren en la primera etapa de crecimiento y desarrollo.

Existen flores que son capaces de disminuir y de acuerdo al seguimiento de la terapia erradicar por completo al infante. La primera de ellas es la mimulus una flor empleada para tratar trastornos del sueño y los miedos típicos a la oscuridad. Siguiendo el marco de los miedos y temores excesivos en niños, se hace presente las esencias de la flor de aspen.

Los miedos en los niños tienen que ver mucho con el control, es por ello que existen algunos que temen al contacto con animales o a la soledad, por lo que cada vez es más necesario crear un sentido de poder constante que permita el desarrollo normal en el crecimiento del infante. El uso de estas esencias naturales muestra cómo se hace posible manejar de la mejor forma la ansiedad y hace posible formar niños seguros de sí mismo, sin importar el entorno que los rodee.

flores-de-bach