Los refranes de nuestra tierra tienen muchas verdades que dejan un aprendizaje

refranesysusignificado-net_05

Los refranes españoles, son una variedad de sabiduría popular, que lamentablemente no todas la personas lo conocen y menos aún el significado, es increíble la historia inmersa dentro de cada uno de ellos, ya que nacieron de experiencias vividas y sucesos de la época de nuestros antepasados.

Cada país tiene su cultura, por lo tanto, las historias que nos llegan son fascinantes, observar a nuestros abuelos jugar con la inocencia de los niños al tratar de hacerles entender mediante cuentos, de donde viene el refrán, es asombroso hasta para los mismos adultos.

Quizás de tanto oír un dicho popular, se menciona cuando aplica, pero no se conoce realmente su origen,  cuáles fueron los hechos que hicieron que la moraleja de la enseñanza se convirtiera en refrán. A continuación se listan algunos de estas frases populares de España, para que se admire la gran riqueza lingüística que se tiene:

  • “Hecha la ley, hecha la trampa”, no hay nada más real, las personas siempre tratan de salir libre de cualquier hecho que está en contra de las reglas, como seres humanos cometemos ese error, siempre queremos salir airosos de todo evento.

La historia narra, que existían dos monjes japoneses que solo podían comer lo que pudieran conseguir del mar, no podían alimentarse de carnes rojas, ni nada de lo que no fuera marino, pero en el lugar donde vivían, era muy difícil conseguir la comida de mar, había muchos cerdos y para salir airosos y supuestamente no quebrantar la ley, bautizaron a los cerdos con el nombre de “ballenas silvestres”, así pudieron saciar el hambre.

  • “A quien madruga Dios le ayuda”, es un refrán muy popular, pero de seguro, pocos conocen el origen, data de la época de la colonia, cuenta que un inmigrante español, buscaba puesto en el mercado para vender la mercancía, sin lograrlo.

Se dirigió al pueblo, muy temprano, se encontró con un niño que gritaba para llamar la atención y poder vender los bollos, el hombre preocupado porque el joven no estaba en la escuela, le ofrece comprarle toda la mercancía para que le diera tiempo de oír las clases, el muchacho aceptó y mirando al cielo dijo “sabía que si me levantaba temprano, me ayudarías”.

Dichos, proverbios, refranes, independientemente como se les llamen, todos están enmarcados dentro de la cultura de un pueblo, con una experiencia invaluable que dejan una enseñanza inolvidable.