Lo que podemos conocer y ver en Francia

65-francia

Qué se puede decir de este país, pues muchas cosas, es el primer destino turístico del mundo, es la sexta economía mundial, forma parte del G8 y es altamente cultural. Así que viajar a Francia le abrirá los sentidos, la mente y por supuesto, prepárese a llorar cuando observe sus grandiosas obras de arte y le despierte los sentimientos.

Este país tiene una grandiosa historia, hermosas ciudades, bellísimos paisajes, esplendidas estructuras y monumentos, museos, gastronomía, moda, vinos y un Jet Set alucinante.

Hablar de Francia es hablar obligatoriamente de París, de la Torre Eiffel, del Monte Saint-Michel y de impactantes acantilados en Normandía, campos púrpuras (de lavanda) o de la Garganta del Verdon en Provenza, viñedos como los de Champaña-Ardenas; o los de Cote de Nuits en Borgoña, ciudades amuralladas e históricas como Carcasona.

Es hablar de Víctor Hugo, de La Sorbona, de ciencia, tecnología, desarrollo industrial y educación, este país combina lo mejor de ambos mundos: uno histórico, sangriento y lleno de romanticismo, el otro moderno, audaz y altamente desarrollado.

Hacer un recorrido a Francia no es tan fácil y no es barata, así que vaya preparado, iniciemos en París y su afamada Torre, la Catedral de Notre Dame, el Louvre, navegar por el Sena y pasear por los Campos Elíseos, todo, absolutamente todo vale la pena conocer.

Cualquier cosa que haga en París como disfrutar de la Semana de Moda, donde los grandes diseñadores expresan en sus geniales ideas, lo ultra nuevo que se llevará en las próximas temporadas en el vestir, es algo que le llenará de glamour, además debe aprovechar de tomarse un selfie con alguien muy famoso si tiene la suerte de acceder a una de esas personalidades.

Uno de los lugares más visitados y Patrimonio de la Humanidad es el Monte Saint-Michel en Normandía y no tiene pérdida, aparte de impactante es precioso. Es una isla rocosa que tiene en su cúspide a la Abadía que le diera su nombre y encima de ella a 170 metros se encuentra una escultura de San Miguel Arcángel. Algo que lo distingue son sus mareas, en momentos altas y en otros bajas hicieron que el monte en ocasiones se pudiese llegar a veces por mar u otros por tierra y actualmente cuenta con una carretera que permite el constante acceso.

Visita obligada por su valor prehistórico es conocer la cueva de Lascaux donde se pueden apreciar pinturas del paleolítico dejados por nuestros más remotos ancestros.

Si queremos saber los secretos de los franceses debemos probar sus comidas, quesos y vinos. No se vaya de Francia sin probar su delicioso y antiguo postre el CrémeBrulée, creado aproximadamente en el 1691.

Y bon voyage!!!!