De concierto

re-cambios

No creo que haya nadie en el mundo que diga que no le gusta la música, para gustos están los colores eso está claro, hay personas que se emocionan con el rock, otras que adoran la música clásica, estamos los que nos ponemos a bailar como locos con el pop y los que como yo no tenemos un genero sino que nos gustan todos, nos da igual lo que nos pongan o lo que escuchar, siempre que tenga una melodía y se considere música, nos gusta.

A mí me encanta salir con mi moto de conciertos, junto mis dos pasiones, las motos y la música así que cuando hay un concierto en la comarca a él que me dirijo a disfrutar de un buen concierto. Normalmente nos juntamos unas quince personas apasionadas de las motos y de la música, de hecho casi siempre unimos la música a concentraciones de motos, estas suelen durar varios días y allí nos desmelenamos y lo damos todo.

La última vez que nos juntamos fue este verano, hace como un mes y medio, en la comunidad de Madrid, un conciertazo con varios artistas del pop nacional en el que disfrutamos como enanos. Como salimos con las motos también aprovechamos para ponerlas apunto en la capital y es que allí es donde encontramos  los re-cambios que necesitamos en tiendas especializadas, así contamos con garantías y con recambios de primera.

Una de las cosas que más me gusta de estas salidas es la gran familia que hemos creado, cada uno somos distintos, algunos llevamos a nuestras mujeres o novias, otros se traen a algún amigo e incluso uno de los del grupo se trae a su madre cada vez que puede por que la señora es joven todavía y tiene nuestros mismos gustos, le encantan las motos y la música así que se apunta siempre que puede. La vida de los moteros es bastante agradable para los que realmente disfrutan de ellas, de las motos, ya que se suelen pasar varias horas sentado en la misma posición y no ofrece las mismas comodidades de un coche, pero si realmente te gustan las motos no ves inconveniente alguno, la verdad es que es muy placentero sentir el aire en la cara y ver como se te alborota el pelo. Si lo haces con mucha prudencia y con la cabeza en su sitio el mundo de las motos es un mundo genial.