mar

¡Conoce la Ruta del Mar del Camino de Santiago!

Si ya estás familiarizado con las demás rutas, esta te parecerá un tanto peculiar, pues se trata de una ruta, como algunos la llaman, anfibia.

En total son 40 millas náuticas que van desde la Ría Arousa y el río Ulla y unos 25 kilómetros caminando hasta Santiago. Una verdadera experiencia que hará que cambies tu opinión sobre el mar.

¡Comencemos!

¡Conoce la Ruta del Mar del Camino de Santiago!

Comenzamos nuestro viaje por la bella costa de Baiona, desde acá debemos tomar una  lancha o un barco, no te será muy difícil, pues hay muchas embarcaciones .Una vez partimos, comenzamos el Camino de Santiago saliendo de la localidad de Baiona.

Esta ruta, aunque muy distinta a las demás, tiene tanta o más historia. Presenciamos la necrópolis de Adro Vello, una de las más importantes del siglo XII, o las Torres de Catoira, que fueron testigos mudas de la feroz invasión vikinga.

Si deseas hacer la Ruta del Mar del Camino de Santiago debes tener en mente que vas a ser bañado por las frescas aguas, pero un poco de agua no es precio suficiente para los paisajes tan grandiosos que encontramos a lo largo de toda esta travesía.

Se pasará por playas de gran valor histórico y cultural. Los pescadores de estos lugares siempre están abiertos a impartir sus historias a los peregrinos. Además, ¡la comida de estas playas es muy exótica!

Una vez arribemos en tierra firme nos encontraremos en padrón, y tan sólo nos esperan 25 kilómetros hacia Santiago de Compostela, pero el hecho de que sea un camino relativamente corto no lo hace aburrido.

Seguimos nuestro viaje por un apacible bosque de eucalipto, y nos topamos con unas pequeñas localidades, como por ejemplo: Teos y Ames.

Aunque tus posibilidades en cuanto a albergues se reducen considerablemente, la Ruta del Mar del Camino de Santiago te conecta con la naturaleza como ninguna otra.

La ruta Original.

Cuenta la tradición que el Apóstol Santiago, el mayor, llegaron por esta misma ruta hasta Compostela, después de su penoso martirio en Jerusalén.

Aunque ha sido una de las rutas que se realizan con menos frecuencia porque implica transportarse por agua (muchos peregrinos no soportan esto), es la ruta que se debe seguir para ponerse en el lugar del santo apóstol.

Bendecido por el agua dulce y salada, el bosque y la urbe, esta ruta tiene un toque místico que resulta irresistible para los peregrinos más entregados.  No mentimos al decirte que es tu opción perfecta para sentir y recorrer los pasos del santo apóstol y conectarte con sus sagrados restos.

Así que anímate y lánzate a esta aventura del mar que recordarás toda la vida.

mar