Compras que debemos hacer cuanto antes

mercamaterial.es foto 2

La llegada del curso hace que muchos padres se pongan nerviosos de momento, los gastos que se les avecinan hacen que se echen a temblar como un flan sin apenas darse cuenta. La temida cuesta de septiembre se ha convertido en un auténtico suplicio, pero no debemos desesperar ya que hoy en día con unos sencillos trucos, podemos llegar a comprar calidad a unos precios muy bajos haciendo que les dure a los niños un poco más. Como madre y buena ama de casa que me considero, siempre intento buscar lo mejor para mi familia, entre esas cosas por supuesto está la compra de todo lo necesario para la vuelta al cole. Recuerdo en años anteriores en los que he gastado de forma abismal y en las que me he arrepentido incluso de que mis hijos fueran al colegio, parece cruel pero es la realidad, después con el paso de los años me he dado cuenta que era yo la culpable de hacer un gasto extra que podía evitar haciendo las cosas de otra manera.

Ante la incansable búsqueda del ahorro he tenido que probar toda clase de materiales, bueno yo no, mis hijos, ellos han sido los que han ido probando cada uno de los materiales que podemos ver a la venta en cualquier sitio hoy en día. Porque esa es otra una nueva forma de marearnos, al ver que se trata de productos que producen gran demanda todos se quieren subir al carro de este tipo de ventas en pro de hacer una buena caja, sin darse cuenta que somos los padres o más bien nuestro bolsillo los mayores perjudicados. Años atrás con la llegada del cole me disponía a buscar el material para mis hijos, unas veces en centros comerciales y otras en tiendas de chinos, mi sorpresa era que después de pocos días mis hijos ya me estaban pidiendo lapiceros buenos, ¿cómo podía ser si acababa de comprarlos? Pues sí eran tan malos que se les debía hacer punta cada dos por tres, claro si cada vez se les rompía la punta eran muchas las veces que debían sacarle punta. Harta de todo eso decidí probar un día mercamaterial me habían hablado de ella era una papelería virtual en la que podías encontrar todo lo que necesitaras incluso más, y claro me di cuenta que al igual que el pescado lo compro en la pescadería este tipo de material se debe comprar en una papelería, asegurándote con ello una calidad superior a precios razonables.